Periodoncia - Gingivitis, periodontitis y Estética de Encías en Clínica Dental Moreno Fluxa en Madrid

PeriodonciaNo descuides la salud de tus dientes

La periodoncia estudia la prevención, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades de la encía.

La enfermedad periodontal puede variar desde una simple inflamación de las encías o gingivitis hasta una enfermedad grave que puede dañar los tejidos blandos y los huesos que sostienen los dientes. En los casos más graves, los dientes se caen. Típicamente la enfermedad ocurre cuando la placa se acumula a lo largo y por debajo de las encías.

La causa de la enfermedad de las encías

La boca está llena de bacterias. Estas bacterias, junto con las mucosidades y otras partículas, forman constantemente una "placa" pegajosa e incolora que se deposita sobre los dientes. El cepillado y el uso del hilo dental ayudan a eliminar la placa. Pero, si la placa no se elimina, ésta se endurece y forma unos depósitos llamados "sarro" o "tártaro", donde se alojan las bacterias que el simple cepillado no puede remover. Solamente una limpieza profesional hecha por un dentista o higienista dental puede eliminar el sarro.

Grados

Gingivitis

Mientras más tiempo permanezcan sobre los dientes la placa y el sarro, más dañinos se vuelven. Las bacterias causan una inflamación de las encías que se llama "gingivitis". Si la persona tiene gingivitis, las encías se enrojecen, se inflaman y sangran fácilmente. La gingivitis es una forma leve de enfermedad de las encías que, por lo general, puede curarse con el cepillado y el uso del hilo dental a diario, además de una limpieza periódica por un dentista o higienista dental. Esta forma de enfermedad periodontal no ocasiona pérdida del hueso ni del tejido que sostiene los dientes.

Periodontitis
Cuando la gingivitis no se trata debidamente, puede convertirse en "periodontitis". Esto quiere decir "inflamación alrededor del diente". En la periodontitis, las encías se alejan de los dientes y forman "bolsas" (también conocidas como "sacos" o "postemillas") que están infectadas. El sistema inmunológico del cuerpo lucha contra las bacterias a medida que la placa se extiende y crece por debajo de la línea de las encías. Las toxinas de las bacterias y las enzimas del cuerpo que luchan contra la infección empiezan a destruir el hueso y los tejidos que mantienen a los dientes en su lugar. Cuando la periodontitis no se trata debidamente, los huesos, las encías y los tejidos que sostienen los dientes se destruyen. Los dientes finalmente se aflojan y hay que sacarlos.
Factores de riesgo

 Tabaco. ¿Quiere otra razón para dejar de fumar? Fumar es uno de los factores de riesgo más significativos relacionados con el desarrollo de la periodontitis. Por otra parte, el hábito de fumar o usar productos de tabaco puede disminuir el efecto de algunos tratamientos. ·

  • Cambios hormonales en niñas/mujeres. Estos cambios pueden hacer que las encías se tornen más sensibles y faciliten el desarrollo de la gingivitis.
  • Diabetes. Las personas con diabetes tienen un mayor riesgo de desarrollar infecciones, entre ellas la periodontitis.
  • Estrés. La investigación revela que el estrés puede hacer que el cuerpo tenga más dificultad en luchar contra las infecciones, entre ellas la enfermedad de las encías.
  • Medicamentos. Ciertos medicamentos, tales como los antidepresivos y algunos de los indicados para el corazón, pueden afectar la salud bucal porque disminuyen la producción de saliva. (La saliva ayuda a proteger los dientes y las encías).
  • Enfermedades. Algunas enfermedades como el cáncer o el SIDA y sus tratamientos también pueden perjudicar la salud de las encías.
  • Genética. Algunas personas son más propensas que otras a sufrir de la enfermedad periodontal severa.

Periodoncia

 ¿Cuáles son los posibles síntomas de la enfermedad periodontal y cómo se diagnostica?

Los síntomas no suelen ser visibles hasta que la enfermedad está avanzada. Entre ellos se encuentran:

  • Mal aliento constante
  • Encías rojas o inflamadas
  • Encías muy sensibles o sangrantes
  • Dolor al masticar
  • Dientes flojos
  • Dientes sensibles
¿Cómo se trata la enfermedad de las encías?
La meta principal del tratamiento es controlar la infección. El número y tipos de tratamiento variarán dependiendo de la gravedad de la enfermedad. Todo tipo de tratamiento exige que el paciente cuide a diario sus dientes; aun después que el tratamiento finalice. Además, tal vez el especialista sugiera modificar ciertos comportamientos, por ejemplo, dejar de fumar, como una forma de mejorar los resultados del tratamiento.
Limpieza profunda (raspado y alisado de la raíz)

El dentista, el periodoncista o la higienista dental remueve la placa por medio de un método de limpieza profunda que consiste en el raspado y el alisado de las raíces. El raspado consiste en remover el sarro que se haya depositado por encima y por debajo de la línea de las encías. Mediante el alisado de la raíz se eliminan los puntos rugosos que haya en la raíz del diente donde se acumulan los gérmenes. Esto ayuda a quitar las bacterias que favorecen la enfermedad.

Tratamientos quirúrgicos
  • Cirugía de las encías. La cirugía tal vez sea necesaria si persisten la inflamación y las bolsas profundas a pesar del tratamiento con limpieza profunda y medicamentos. Un periodoncista podrá efectuar una cirugía de las encías para remover los depósitos de sarro de las bolsas profundas o para reducir la bolsa periodontal; así le será más fácil al paciente, al dentista y al higienista dental mantener limpia esa parte de la boca. Esta cirugía común consiste en levantar las encías y remover el sarro. Luego, las encías se vuelven a poner en su lugar y se cosen de tal forma que el tejido se ajuste otra vez al diente.
  • Injertos de hueso y de tejido. Además de la cirugía de las encías, el periodoncista quizás recomiende un injerto de hueso o de tejido. Un injerto de hueso o tejido es una forma de reemplazar el hueso o el tejido de las encías destruido por la enfermedad periodontal o favorecer su nuevo crecimiento. Una técnica que puede utilizarse con los injertos de hueso se llama regeneración guiada, en la cual un trozo pequeño de una tela similar a una malla se inserta entre el hueso y el tejido de las encías. Esto impide que el tejido de la encía crezca en el lugar donde debería estar el hueso, lo que permite que el hueso y el tejido conjuntivo vuelvan a crecer.
    Debido a que cada caso es diferente, no es posible predecir con certeza cuáles injertos darán resultados a largo plazo.
    Los resultados de los tratamientos dependerán de muchas cosas, entre ellas, la gravedad de la enfermedad, la habilidad para mantener la higiene bucal en casa, y ciertos factores de riesgo, tales como el hábito del cigarrillo, que pueden disminuir las posibilidades de éxito. Pregunte a su dentista cuál puede ser el grado de éxito en su caso particular.
¿Pueden las enfermedades de las encías causar problemas que van más allá de la boca?

Tal vez, pero hasta ahora la investigación al respecto no es concluyente. Hay estudios en marcha para determinar si hay una relación de causa y efecto entre la enfermedad periodontal y lo siguiente:

  • Un mayor riesgo de ataque al corazón o de accidente cerebrovascular,
  • Un mayor riesgo de tener partos prematuros o niños con bajo peso al nacer, y
  • Dificultad para controlar los niveles de azúcar en la sangre en las personas con diabetes. Entretanto, es un hecho que controlar la enfermedad periodontal puede salvarle los dientes -- una razón muy importante para que se cuide los dientes y las encías.